Tiempo

  

Hay que prometer un tiempo de espera del trabajo que sea adecuado.

“Todo lleva más tiempo del que usted piensa” LEYES DE MURPHY. 

Seguro que ya le habrá pasado y, si no... le acabará por pasar.
Ha llegado un cliente, quiere trabajar con usted y le hace un pedido, usted se emociona por hacer el trabajo y ante la ilusión de satisfacerle cuanto antes le ha prometido “un tiempo de entrega”.

El problema es que ese tiempo que le ha prometido es demasiado ajustado.

Cuántas veces hemos comentado, cuando hemos quedado con alguien;
“Estoy a 30 minutos de allí…Llegaré dentro de 10”.

Piensa que lo puede resolver todo pero finalmente no es así. Al final le cuesta un esfuerzo mayor del que había calculado cumplir su compromiso. Este es el día a día de los “emprendedores”.

Siempre aparecen imprevistos o bien el cliente a mitad de su trabajo le dice que tiene que hacer modificaciones que van a alterar los tiempos previstos.

Si no hace a tiempo la entrega su reputación o el de su empresa quedará en entredicho.

El cálculo que uno hace de su trabajo  siempre suele ser optimista. Esto no tiene que ser necesariamente así.

Negociar al Alza.

Hay una manera de evitarlo. Debe adoptar la costumbre de "negociar al alza" las fechas de entrega y no debe aceptar plazos ajustados, salvo cuando sea estrictamente necesarios.
Es difícil pero al final se consigue.

Se deben poner “límites” a las relaciones con nuestros clientes. Es el marco de todo negocio:
“Tú ganas-Yo gano”.

Si esto no se lleva desde el principio, la relación acabará o dejará de funcionar.

(Es como en las relaciones de pareja. Debe haber un equilibrio en la balanza, si en cualquier momento se desnivela…se puede llegar a romper).

La “asertividad” es la capacidad de saber defender su posición frente a la de los demás cuando así lo decide.

En ocasiones hay que ser “asertivo” frente a los clientes.

El hecho de que sean clientes, no significa que lleven la razón siempre en todo, ni que tengamos que hacer siempre lo que nos piden.

Se puede ceder en sus límites de manera excepcional, pero decir un “NO” a tiempo, puede incluso reforzar la relación porque el cliente valorará de un modo distinto su trabajo.

Ofrezca siempre que pueda una fecha ligeramente posterior, que le va a aportar además una notable calma y bienestar a su vida y mejorará su relación con los clientes.

Por cierto, evite entregar algo un Lunes. Eso significa que trabajará el fín de semana.

(De Legalis Consultores sobre texto de Sergio Fernández López).

 

Logotipo Legalis Consultores

Legalis Consultores.

Te agradeceríamos puedas compartir en tus redes sociales este artículo.

También nos gustaría que te suscribas a nuestro BOLETÍN DE NOTICIAS de www.legalisconsultores.es

Siguenos también por FACEBOOK: www.facebook.com/legalisconsultores.es

y en TWITTER: @LegalisConsult

Gracias y...Te esperamos.

También puede interesarte...

2 respuesta a “50 Errores de un Emprendedor. 14.-“Prometer un Tiempo de Espera demasiado Ajustado”.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Logo Legalis
  • INICIO
  • QUIÉNES SOMOS
  • NUESTROS SERVICIOS
  • NOTICIAS
  • CONTACTO

SUSCRÍBETE A LEGALIS CONSULTORES

©2018 | Legalis Consultores