50 Errores de un Emprendedor: 32.- No tener mucho cuidado con los socios

 

Hay que tener mucho cuidado con los socios

“No creas que un amigo sea tan amigo que no te pueda traicionar nunca. Tampoco que un enemigo sea tan enemigo que no te pueda salvar la vida en algún momento” (Proverbio Chino) 

En este caso vamos a tratar un tema recordando lo que ya he comentado en otras ocasiones respecto a la relación con otras personas:

¡Cuidado con quién se asocia!

Es mejor caminar sólo que mal acompañado.

Si quiere un Socio porque tiene mucho trabajo… contrate a alguien.

Si quiere un Socio porque hay algo que no domina… subcontrate.

Si quiere un Socio porque necesita comentar cosas…contrate a un Coach.

Si quiere un Socio porque tiene miedohaga deporte.

No tenga socios y si los quiere, rodéese siempre de los mejores y cierre muy bien todas las condiciones del contrato que va a regir esa relación.

Admiro un poema de Benedetti que dice así:

“Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer en cada momento y lo hace en el menor tiempo del esperado.

Además, me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus acciones, la gente que no deja las soluciones al azar.

También, me gusta la gente estricta con su gente y consigo misma, pero que no pierde de vista que somos humanos y nos podemos equivocar.

Me gusta la gente que piensa que el trabajo en equipo, entre amigos, produce más que los caóticos esfuerzos individuales.
Por otro lado. me gusta la gente que sabe de la importancia de la Alegría.

También, me gusta la gente sincera, capaz de oponerse con argumentos razonables.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó.

Me gusta la gente que al aceptar sus errores se esfuerza por no volver a cometerlos. 

Además, me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente; a esos les llamo Amigos.

Me gusta la gente Fiel y Persistente que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Y me gusta la gente que trabaja por resultados…
…Con gente como ésta, me comprometo a lo que sea”.

He de añadir que incluso para aquellos que al inicio de su actividad estén un poco perdidos, uno tiene que poder llegar a decir:

“No sé a dónde voy, pero sí con quién voy”.   

De Legalis Consultores sobre texto de Sergio Fernández López.

Logotipo Legalis Consultores

Legalis Consultores

Te agradeceríamos puedas compartir en tus redes sociales y te suscribas a nuestro BOLETÍN DE NOTICIAS de www.legalisconsultores.es

Siguenos también por FACEBOOK: www.facebook.com/legalisconsultores.es

y en TWITTER: @LegalisConsult

Gracias y…Te esperamos.

50 Errores de un Emprendedor: 27.-Trabajar con Amigos o Familiares.

Independiente Siempre...Aislado Nunca.

 

No hay que trabajar con Amigos o Familiares.

“Mantén a tus amigos cerca pero a tus enemigos más aún”. (De la Película: EL PADRINO).

“Independiente Siempre…Aislado Nunca”. ( Emilio Visconti).

Al igual que nos pasa con todas las personas, en el caso de que trabaje con algún amigo o familiar, antes o después los roces aparecerán.

Una cosa es confiar en alguien y otra muy distinta es trabajar con esa persona.

Yo confiaría mi vida a personas con las que lo último que tuviera que hacer es trabajar.

Bien es cierto que una cosa es trabajar con alguien y luego aparezca una amistad y otra muy distinta es tener una amistad con alguien y luego trabajar juntos.

La mejor manera para solucionar este problema cuando trabajamos en general con cualquier persona y más aún cuando se trata de familiares o amigos, es dejar claro un “contrato por escrito” lo más concreto posible y realizado siempre antes de empezar  la relación profesional.

Las palabras se las lleva el viento.

El motivo de realizar un “contrato” no es por motivos de desconfianza con la persona: “más vale prevenir que curar”.

A través de este contrato se verifica que lo que en su día hablaron es lo que entendieron.

Sirve de recordatorio para ambas parte de todos los términos de lo que se habló. “Las palabras se las lleva el viento”.

Se deben tratar desde el principio, las cuestiones más espinosas:

Quién hace qué, y en qué plazos, también las responsabilidades de cada uno y quién hablará con quién y para qué.

Se deberá definir lo más pormenorizado posible el trabajo de cada uno y qué pasará si alguien rompe con la relación contractual:

Tiempo de aviso previo, quién se quedará con el cliente, que pasa con el trabajo ya empezado por ambas partes. Hay que definirlo todo muy bien, sin ambigüedades.

El diálogo es importante, sin él, las organizaciones mueren.
El no definir bien todo esto puede ser una fuente de conflictos importantes. Lo mejor por ello es definirlo al principio de la relación. Cuando todo va bien.

Por cierto, recuerde que ni el mejor contrato (del tipo que sea) puede evitar los problemas si trabaja junto a personas con las que no se ha creado una clara “confianza mutua”.

La confianza es lo que mueve los negocios y también lo que mueve el mundo.

¿No crees?

De Legalis Consultores sobre textos de Sergio Fernández López.

 

Logotipo Legalis Consultores

Legalis Consultores.

Te agradeceríamos puedas compartir en tus redes sociales este artículo.

También nos gustaría que te suscribas a nuestro BOLETÍN DE NOTICIAS de www.legalisconsultores.es

Siguenos también por FACEBOOK: www.facebook.com/legalisconsultores.es

y en TWITTER: @LegalisConsult

Gracias y…Te esperamos.

50 Errores de un Emprendedor: 12.- (2ª Parte). “No Saber Vender”.

 

Hay que saber Vender. 2ª Parte.

En la primera parte tratábamos de que todo emprendedor tiene que tener una serie de habilidades o capacidades para “saber vender”, aunque solo sea mínimamente.

Vamos a ir desarrollándolas una a una:

–          Capacidad de Saber Explicar lo que uno hace o puede hacer:

Hay que entrenarse en esto pues, en sí, es fácil. Cuando la gente le pregunte a que se dedica, tiene que saber explicarlo de una manera clara y sencilla, además de resumida.

Si esto lo consigue explicar junto al beneficio que produce, mejor que mejor. Si encima adapta un poco el mensaje  a su interlocutor, entonces será un mago de la comunicación.

La idea es clara.

O es capaz de explicarlo brevemente o está muerto socialmente.
Como emprendedor, lo más normal es que su red de conocidos sea parte de su “red comercial”, o al menos al principio, así que cerciórese de que ellos saben bien a que se dedica para que cuando aparezca una oportunidad, piensen en usted.

–          Capacidad de Saber Explicar de manera correcta el Trabajo que va a desarrollar:

Ya sea en forma de proyecto, de presupuesto o de folleto comercial, por favor, sea claro.

La publicidad de lo que hace que sea agradable de leer, cumpla unas normas mínimas de redacción, orden, limpieza y capacidad de explicar lo que quiere explicar.

Entregue su presupuesto como quiera, pero verifique que se puede leer claramente y que explica bien lo que incluye y lo que no lo que quiere vender.

A que se compromete y a que no. (Tiene la validez de un contrato). Incluya también condiciones de pago.

Acostúmbrese a pedir conformidad del mismo, mediante firma o al menos email (a ser posible certificado).

–          Capacidad de dar un Precio, sin que le tiemble la voz, sin dudar y sin dar explicaciones.

Y además a la hora del dar el precio no olvide explicar lo que incluye.

Como emprendedor, el producto es Usted, que trabaja 24 horas al día los 365 días del año para vender.

Nos tenemos que poner precio a nosotros mismos, lo cual genera cierta dificultad añadida.

Poner Precio.

El poner precio resulta una de las tareas más difíciles de nuestro trabajo.

Usted debe ser capaz de dar un precio, sin que le tiemble la voz y sin justificar nada.

Sí que hay que explicar bien lo que incluye, pero nunca lo justifique.
Tangibilice todo lo que pueda e intente no dar precios “al momento”. Diga que lo tiene que calcular o llame dentro de cinco minutos o incluso al día siguiente… En el próximo Post, terminaré con la Tercera Parte del “Error de No saber Vender” y de otras habilidades que todo emprendedor debe tener.

Siguiente Post: Parte III: 50 errores de un emprendedor: 12.-3ª Parte.-No saber vender.

(De Legalis Consultores sobre texto de Sergio Fernández López).

 

Logotipo Legalis Consultores

Legalis Consultores.

Te agradeceríamos puedas compartir en tus redes sociales este artículo.

También nos gustaría que te suscribas a nuestro BOLETÍN DE NOTICIAS de www.legalisconsultores.es

Siguenos también por FACEBOOK: www.facebook.com/legalisconsultores.es

y en TWITTER: @LegalisConsult

Gracias y…Te esperamos.