50 Errores de un Emprendedor. 19.-“No Saber Poner Precio a nuestro Trabajo”. Parte I.

Hay que saber poner Precio a tu Trabajo. (I).

“Sólo los Necios confunden Valor y Precio” ANTONIO MACHADO. 

Hoy voy a tratar de un error que suelen cometer los emprendedores sobre todo en el inicio de su actividad.

Es “no saber que cobrar por los trabajos que realiza”.

Esto es debido al miedo a perder el trabajo o miedo a que su trabajo no se valore al pedir un precio demasiado bajo.

Debemos  pues saber cómo poner precio a nuestro trabajo.

Suele ocurrir que si realizamos un trabajo profesional, tardemos más tiempo en terminarlo  que el que previamente habíamos previsto y acaba por ser poco rentable.

Además esto produce que genere retrasos o prisas en el resto de trabajos con otros clientes.

Tendemos a poner precios a la baja para conseguir trabajos y, como he señalado anteriormente es debido al miedo a quedarnos fuera de la partida o que no estemos dando valor a nuestro trabajo o a nuestro negocio.

La baja autoestima y el pensar que cualquier otro profesional podría realizar el mismo trabajo pero mejor realizado nos hace que no pongamos el precio adecuado.

Se puede poner valor al trabajo que uno hace y no por ello demandar cantidades astronómicas.

Se trata de pedir lo que se tiene que pedir en relación al valor que genera al cliente.

Valor añadido.

Tenemos que ver el “valor añadido” que uno puede aportar al producto o servicio que ofrece y este es normalmente mayor que el que uno piensa, especialmente durante los primeros años como emprendedor es cuando se produce una mayor tendencia a infravalorarse.

La otra cara de la misma moneda es que nos hayamos pasado con el precio y no se produzca la venta.

Puede ocurrir que alguien esté reventando el mercado con precios ínfimos y se nos haya adelantado, aquí lo único que cabe hacer es esperar  a que vea que se ha equivocado o demuestre que el trabajo carece de calidad.

Si un cliente nos dice que nuestro producto o servicio lo ve caro, no cometamos el error de darle otro precio más bajo en ese momento.

Preguntémosle al cliente cuánto estaría dispuesto a pagar por ese trabajo. Que mueva ficha el cliente. Quizá nos esté pidiendo un descuento menor del que estamos pensando.

Cuando nos diga una cantidad, valoremos si nos conviene aceptar el trabajo o no, pero también pensemos que si aceptamos una rebaja alta, perderemos credibilidad en ese trabajo y en futuras negociaciones.

Podemos aceptar rebajas pequeñas, pero pidamos siempre algo a cambio, por mínimo que sea.

Alguna contraprestación aunque sea simbólico. Ellos también tienen que perder algo.

“En los negocios las dos partes tienen que salir ganando”.

Otro tema importante es detallar en la factura o en el presupuesto todo lo que incluye el precio para que el cliente lo comprenda.

Terminaremos en el siguiente post sobre este tema para saber poner precio a nuestros trabajos o productos.

De Legalis Consultores sobre textos de Sergio Fernández López.

Suiguiente POST. Parte II. No saber poner Precio a Tu Trabajo:
https://www.legalisconsultores.es/2013/09/50-errores-de-un-emprendedor-19-no-saber-poner-precio-a-tu-trabajo-parte-ii/

 

Logotipo Legalis Consultores

Legalis Consultores.

Te agradeceríamos puedas compartir en tus redes sociales este artículo.

También nos gustaría que te suscribas a nuestro BOLETÍN DE NOTICIAS de www.legalisconsultores.es

Siguenos también por FACEBOOK: www.facebook.com/legalisconsultores.es

y en TWITTER: @LegalisConsult

Gracias y…Te esperamos.

50 Errores de un Emprendedor: 7.-“No Ofrecer ningún valor añadido”.

 Hay que ofrecer algún valor añadido.

“Ama a fondo tu profesión. Esfuérzate en tu labor, como si de cada palabra que digas, de cada pieza que coloques, de cada golpe de martillo que des, dependiera la salvación del mundo. Porque depende de ello…¡Créelo!”.

Sabemos que vivimos en un mundo muy competitivo y que son  muchas las áreas que hay que dominar, así que cuando le dicen que tiene que ofrecer un  valor añadido Usted piensa:

Encima de que tengo que buscar clientes, pelearme con todo el mundo y hacer mil cursos.

¿Ahora tengo que ofrecer un  valor añadido?… Ya lo haré en otro momento. Es decir…NUNCA.

Como emprendedor, no puede delegar o cancelar esta tarea. Es estratégica y por ese motivo no la puede dejar de hacer.

Si no ofrece un valor añadido, si no tiene un algo que lo diferencie y no lo comunica de forma clara, en la práctica será percibido como uno más entre el resto de personas o empresas que hacen lo mismo que Usted.

Es decir, será uno más entre el montón ¿Porqué habrían de contratarlo frente a los demás?

Buscar ese algo diferenciador (ese valor añadido),  no le va a costar mucho esfuerzo y, sin embargo, le ayudará a encontrar y mantener clientes.

Y cuanto más “especializado” sea su trabajo profesional que haga, más necesario resultará que sea capaz de diferenciarse. Pero cuidado.

Diferenciarse sólo por el precio, como mucho, será sostenible mientras usted consigue sus primeros clientes. Nada más. Ya que a la larga se puede llegar a asociar a productos de baja calidad, independientemente que eso no sea cierto.

Preocúpese del cliente después incluso de la entrega del producto para ver si está satisfecho, entréguelo antes del tiempo fijado, regálele un detalle que no le suponga un gran coste y que el cliente no lo espere, preste atención a los detalles.

«Prometa poco y de mucho».

En definitiva se trata de dar al cliente lo que nos gustaría que nos diesen a nosotros.

Buscar la “excelencia” en la “atención al cliente”.

Todos tenemos valores añadidos que están ocultos y que podemos ofrecer a nuestros clientes. ¡Comuníquelos!.

Notará la diferencia. Su mejor publicidad son sus clientes satisfechos.

De Legalis Consultores (Ignacio Puig Carles) sobre texto de Sergio Fernández Garcia.

 

Logotipo Legalis Consultores

Legalis Consultores.

Te agradeceríamos puedas compartir en tus redes sociales este artículo.

También nos gustaría que te suscribas a nuestro BOLETÍN DE NOTICIAS de www.legalisconsultores.es

Siguenos también por FACEBOOK: www.facebook.com/legalisconsultores.es

y en TWITTER: @LegalisConsult

Gracias y…Te esperamos.